Valor añadido

La evaluación, dado su carácter analítico riguroso y profundo, nos invita a comprender los factores que influyen en un programa y sus interrelaciones, trascendiendo la auditoría y la rendición de cuentas.

Trabajamos desde un análisis integral de las intervenciones, a partir del conocimiento de los contextos, la delimitación de los componentes estructurales, la comprensión de los procesos y el análisis de sus resultados. Todo ello nos permite descubrir las potencialidades y limitaciones como base para construir recomendaciones realistas y concretas.

Al mismo tiempo, apostamos por el desarrollo de procesos evaluativos con base en la participación y la inclusión de todas las personas involucradas en el programa, lo que nos permite promover la motivación y corresponsabilidad, y constituye un punto de partida sólido hacia la mejora de las acciones.